MundodeHoy.com - El espíritu de Maquiavelo en el agua
Inicio | Noticias | Terra Nostra | El espíritu de Maquiavelo en el agua

El espíritu de Maquiavelo en el agua

Por
El espíritu de Maquiavelo en el agua

Por: M. en C. Héctor Lugo Salazar

[email protected]

Con motivo de los 500 años de la publicación: El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo, el licenciado Carlos Salinas de Gortari disertó en el Instituto Mexicano para la Justicia, con el tema: “Idealismo y realismo en Maquiavelo”; observando que, “estamos en un momento maquiavélico, porque la República se encuentra ante un gran riesgo, el de renacer o desaparecer”.

En esta tesitura, como dijera el florentino:

“Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes, han tenido el cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento”.

En estos momentos, pareciera que estas palabras adquieren particular vigencia, debido a diferentes factores; entre los que destaca, el descontento de la ciudadanía por la falta de agua. Este malestar se hizo muy evidente, con la reciente suspensión del servicio por reparaciones al sistema Cutzamala, que es una de las fuentes principales en el abasto de agua a la metrópoli de la Ciudad de México, en la que se encuentran más de 20 millones de habitantes que demanda agua potable; así como, la que le es necesaria a las actividades industriales y comerciales.

Al respecto es conveniente señalar, que el suministro del recurso a la megalópolis, se hace a través de un sistema de pozos, que sobreexplotan los mantos freáticos del acuífero en el Valle de México; así como, del agua que proviene de los sistemas hidrológicos del Cutzamala y el Lerma; que en conjunto, aportan en el mejor de los escenarios, un volumen de 64m3/segundo.

Este volumen, infortunadamente ya no alcanza para abastecer las necesidades de la zona metropolitana; así que cuando se presenta una contingencia, como las reparaciones y mantenimientos al sistema Cutzamala, se llevan a cabo cortes y el abasto se realiza, cada vez con menor disponibilidad de agua; en consecuencia, se acrecienta la escasez del recurso y el descontento ciudadano, debido a que no se abastece el recurso con suficiencia ni oportunidad.

Como el problema es creciente, en este documento se plantea la necesidad de llevar a cabo una gestión integral del agua, que no es más que el “aprovechamiento de sinergias interinstitucionales”.

Se trata en lo principal, de soluciones a la problemática hídrica, a través de la participación de los agentes institucionales involucrados, como se ejemplifica en los siguientes casos:

Uno.- A través de una participación conformada entre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), para detener con medidas ambientales de resiliencia, la sobreexplotación de los cuerpos de agua subterráneos y superficiales del sistema hidrológico del Valle de México.

Dos.- Una participación conformada entre la Semarnat y la Conagua, para corregir el sobre-consecionamiento del sistema hidrológico del Valle de México.

Tres.- Una participación conformada entre la Semarnat, la Conagua, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Salud (SS), para inhibir la contaminación de los cuerpos de agua subterránea y superficial, en los sistemas hidrológicos del Cutzamala, Lerma y las aguas freáticas del subsuelo del Valle de México.

Cuatro.-Una participación conformada entre la Semarnat, la Conagua, la Comisión Nacional Forestal (Conafort), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Profepa, para evitar las afectaciones que se hacen al acuífero, a causa de los grandes desarrollos inmobiliarios que se ubican en áreas que carecen de agua y que, además, impiden la recarga al acuífero.

Cinco.-Una participación conformada entre la Conagua y los organismos operadores de la megalópolis de la Ciudad de México, para resolver el desperdicio de agua; problema de urgente atención, toda vez que la pérdida de agua está entre un 30 y 40%; debido principalmente, a fugas en la red y por ineficiencias administrativas.

Seis.-Una participación conformada entre la Conagua y organismos operadores de la metrópoli de la Ciudad de México, para atender la demanda de agua; tanto la que se destina al consumo humano, como la que se entrega a la industria y el comercio, en la cantidad y calidad, en los tiempos requeridos.

Por cuanto a la afectación al sistema hidrológico del lago de Texcoco

Es recomendable que desde ahora, se preparen las medidas de remediación ambiental, que permitan el rescate del vaso regulador Nabor Carrillo, en el lago de Texcoco. Así como también, las medidas de prevención de impactos ambientales que haya que tomar, respecto a la obra construida en el fallido proyecto aeroportuario; toda vez, que de acuerdo con el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial[1], ese sitio se hunde entre 2 y 2.5 centímetros por mes; en tanto, la región hidrológica del Valle de México, lo hace en el rango de entre 10 a 40 centímetros al año.

Son causa de esta subsidencia[2], a que en ese espacio lacustre, el subsuelo lo conforman sedimentos lodosos y arenosos; a lo cual se añade, la sobreexplotación del acuífero y a que las recargas naturales de agua, no son suficientes para lograr la sustentabilidad del acuífero.

Por cuanto al  financiamiento de las mega obras hidráulicas

Como la megalópolis de la Ciudad de México, se encuentra regionalmente vinculada al sistema hidrológico del Valle de México; es conveniente, se realice una revisión en lo relativo a las inversiones del Túnel Emisor Oriente (TEO) y de la Planta de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco, para que se concluyan las obras y se evite, se sigan sobrepasando las inversiones originales, las cuales se llevan a cabo a través de los fideicomisos:

a.- Fideicomiso Irrevocable de Administración y Fuente de Pago, Saneamiento del Valle de México No 1928, en Banobras.

b.- Fideicomiso para el Fondo Metropolitano de Proyectos de Impacto Ambiental en el Valle de México No 2904.

Por ello, es recomendable que todos los mega proyectos de la hidráulica nacional, cuenten con los estudios de viabilidad económica y social; así como, las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA), en el marco del cumplimiento de la Ley de Adquisiciones Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

Por cuanto al tema de la hídrica nacional

Establecer los cauces legales para retrotraer o revocar los decretos de la Conagua, que se publicaron en el Diario Oficial de la Federación el día 6 de junio de 2018, por los cuales se levanta la prohibición para la extracción del agua en 300 de las 757 cuencas hidrológicas del país.

Lo anterior, en virtud de haberse realizado bajo el argumento de que son “reservas del agua para uso público–urbano, ambiental y generación de energía eléctrica”; con lo cual, se extinguen los derechos de aprovechamiento del agua a los núcleos agrarios que no renovaron a tiempo, y como puede resultar que sean miles de concesiones caducadas provenientes principalmente de las comunidades indígenas, ejidatarios y comuneros, puede generarse un conflicto de inconformidad y descontento con las comunidades afectadas.

Por cuanto al cuidado y preservación de las aguas nacionales

Llevar a cabo las sinergias interinstitucionales, para detener las afectaciones que se hacen a los cuerpos de aguas nacionales, como ha ocurrido con los siguientes siniestros:

a.- En la práctica del frackin.

Una participación conformada entre la Senar, Semarnat, Conagua y Profepa, para evitar la práctica del Frackin (fracturación hidráulica), que es una tecnología para la extracción de hidrocarburos y gas, atrapados en las ramificaciones y fisuras del subsuelo; lo cual significa, que por cada barril de petróleo, se produzcan cuatro barriles de agua tóxica.

Con esta práctica se están deteriorando de manera irreversible, cuerpos de aguas subterráneas en los estados de: Coahuila con 47 pozos, Nuevo León con 182 pozos, Puebla con 233 pozos, Tabasco con 13 pozos, Tamaulipas con 100 pozos, y Veracruz con 349 pozos.

b.- En la contaminación de cuerpos de agua.

Una participación conformada entre la Senar, la Semarnat, Conagua, Profepa y la Secretaria de Salud (SS), para la prevención y restauración ambiental de siniestros mineros, que han afectado cuerpos de agua continentales; como fue el caso de la mina Buenavista del Cobre del Grupo México, que derramó contaminantes altamente tóxicos al río Sonora y con ello, se contaminó a numerosos pozos vinculados a su sistema hidrológico subterráneo, ocasionando un daño que fue calificado por la misma autoridad federal, como el desastre ambiental más grave ocurrido en México.

Resumiendo

Para un mayor fortalecimiento institucional en la rectoría del recurso agua, se hace necesario que la Conagua incorpore en su Ley de Aguas Nacionales, su adscripción a la Semarnat; para que en los hechos, se facilite la gestión integral de las aguas nacionales y con ello, el aprovechamiento de las sinergias interinstitucionales públicas y privadas, que estén involucradas en el tema de la hídrica nacional[3].

 

Conclusión

En esta tesitura, un Príncipe justo y democrático, advierte, quepara evitar el descontento del pueblo, los actos de autoridad deben ser producto de su sensibilidad y conocimiento, en el justo tiempo y en el momento exacto[4]; reflejando su interés, por el bien común de sus gobernados”.

Por tanto, como apunta ciertamente Nicolás Maquiavelo, el príncipe inteligente, debe tener cuidado de no inducir al pueblo al descontento y para ello, el agua no debe ser un motivo de irritación social; antes bien, debe ser un importante factor de desarrollo social y económico.



[1] Investigaciones sobre hundimiento en la megalópolis de la Ciudad de México y Valle de México, del Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centrogeo) adscrito al Conacyt.

[2] Subsidencia en Geología, describe los hundimientos de una superficie de la litósfera debido al movimiento de las placas tectónicas que pueden ser convergentes o divergentes.

[3] Libro fuente: M. en C. Héctor Lugo Salazar; Planeación del agua – Un enfoque social y sistémico; Instituto Politécnico Nacional (IPN) México.

[4]   J G.A., El momento maquiavélico: El pensamiento político florentino y la tradición republicana Atlántica. Editorial Tecnos.

Califica este artículo

0
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

agua, héctor lugo, maquiavelo