MundodeHoy.com - Porque no debe construirse el NAICM
Inicio | Noticias | Porque no debe construirse el NAICM

Porque no debe construirse el NAICM

Por
Porque no debe construirse el NAICM

Por: M. en C. Héctor Lugo Salazar

MundoDeHoy.com .- El ingeniero Javier Jiménez Espriú, designado para asumir la titularidad de la Secretaría de Comunicaciones y transportes en la nueva administración de gobierno, anunció que a través de una consulta ciudadana que iniciará a mediados de septiembre, para conocer la decisión de si se continúa con el proyecto del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México.

En este sentido, existe una diversidad de razones de índole social, financiero, técnico y ambiental, que aconsejan que es aventurado e imprudente construir el complejo aeroportuarioen la zona del lago de Texcoco,que es un área ubicada en el extremo sur de la cuenca del Valle de México, con una extensión de 14,500 ha[1]; en la que afluyen principalmente los ríos de Churubusco, la Compañía, los Remedios, San Juan Teotihuacán y Papalotla; convirtiéndolo así, en el cuerpo de agua más importante del Valle de México.

Por lamegadimención de este aeropuerto y de la estructura vial y urbana que se generaría con su operación, esta colosal obra traeríacontingencias de diferente orden, como es la cancelación de zonas de recarga del acuífero; así como también, pondría en riesgo la desaparición deespecies y flora endémica de la zona y es muy probable, que se provocaría un daño irreversible al vaso regulador Nabor Carrillo en el lago de Texcoco y con ello, se alteraría gravemente el sistema hidrológico subterráneo del acuífero.

Por ello, las secretarias del gobierno federal involucradas deben de llevar a cabo un análisis de prevención de contingencias para la problemática aquí expuesta; pues de no hacerlo, se podría desencadenarsiniestros de alcance metropolitanos, afectando con todo ello, el abasto de agua a una población de más de 20 millones de habitantes que pueblan la megalópolis de la Ciudad de México.

Aunado a lo anterior, está el grave deterioro ambiental al que se ha sometido al sistema hidrológico del Valle de México, debido al sobre consecionamiento y sobreexplotaciónde los cuerpos de agua superficial y subterráneos; lo cual ha originado entre otras afectaciones, el progresivo hundimientode la Ciudad de México y su zona conurbada.

Esta depresión geológica se presenta con mayor intensidad, en la zona centro del antiguo lago de Texcoco, sitio en donde se construye el nuevo aeropuerto y es el caso, que no es claro cuáles son las medidas de remediación que se llevan a cabo para evitar este fenómeno, pues el lugar presenta uno de los mayores niveles de hundimiento en toda la cuenca del valle de México.

No obstante, pareciera que se ha hecho caso omiso a la remediación y prevención de este tipo de siniestros; pues resulta incomprensible, que se hayan llevado acciones, como la destrucción de la laguna de regulación Casa Colorada, por transponerse con la construcción del nuevo aeropuerto.

Con esta obra de regulación, se preveía el almacenamiento del agua pluvial en tiempos de lluvia, con el fin de descargarla al río de los Remedios, que la desalojaría a través del Emisor Central hacia el río Tula.

Ahora, según se dice, el agua se colectará y se tratará para usarla en el riego de la zona, lo cual ocurrirá antes de que entre en operaciones el nuevo aeropuerto que está programado para octubre de 2020; de ser así, en este relativamente corto plazo sabremos del acierto de esta medida, pero tal vez también, ya sea muy tarde para correcciones si secontinúa avanzando en la construcción del complejo aeroportuario y contodo esto, se iniciará otro gran negocio inmobiliario,con los terrenos del viejo aeropuerto; así como, por las vialidades que demandará la megalópolis de la Ciudad de México por esta obra,y todo esto, en una zona que carece de agua.

Es conveniente advertir para nuestra vergüenza histórica, que la construcción de una enorme placa de concreto en lo que fuera el gran lago míticode Texcoco, cuna del gran pueblo tenochca y origen de nuestra nacionalidad, cerrará irremediablemente la posibilidad de conocer el subsuelo de las aguas subterráneas del sistema hidrológico del Valle de México, con todo el daño ambiental que ello pueda significar.

En esta tesitura, la depresión del subsuelo se seguirá manifestando de manera amenazante en toda la megalópolis de la Ciudad de México, toda vez que de acuerdo con el Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial[2], esta se hunde entre 2 y 2.5 centímetros por mes, en tanto que el espacio hidrológico del Valle de México lo hace en el rango de 10 a 40 centímetros al año.

Al respecto, el titular de la dependencia Conagua, informó que el Valle de México se hunde50 centímetros cada 18 meses en la zona del aeropuerto capitalino, en tanto que en Texcoco la compactación es de 21 centímetros.

 

En resumen, las causas de estas subsidencias[3],son debido a que la metrópoli está construida en prácticamente un gran lago desecado pero fangoso; de tal suerte, que sus sedimentos lodosos y arenosos, la convierten en un espacio altamente propensa a hundimientos.

Por ello, una alternativa razonable al nuevo aeropuertoes la base aérea de Santa Lucia en el municipio de Zumpango, en el Estado de México, que se encuentra a solo 35kilómetros del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Para esta valoración positiva, mucho abona la relativa cercanía con la Ciudad de Méxicoy porqueademás, el proyecto podría ser fácilmente adoptable por la cultura local, debido a que los lugareños ya tienen costumbrismo vivencial en el desarrollo de las prácticas aeroportuarias que se realizanen esa base aérea.

Lo anterior implicaría reubicar la base aérea militar, porque existiría el riesgo de colisión de aeronaves, ya que las prácticas militares se realizan de conformidad a sus funciones que les son propias y las de un aeropuerto comercial, se realizan con itinerariospredeterminados; esto es, son dos prácticas de aviación que no pueden convivir.

Por lo que, para evitar una contingencia de colisión, se hace necesario la consulta a la Sedena para que de su conformidad, se lleve a cabo la reubicación de sus instalaciones aeroportuarias. De lo que se trata, es de converger en que la seguridad de los pasajeros y espacios de poblaciones limítrofes estén salvos de siniestros.

En este propósito, es recomendable que la Semarnat y las facultades de geología del IPN y de la UNAM, pudieran emitir con el más alto rigor técnico, su opinión sobre los riesgos ambientales que involucran la afectación de estas monumentales obras de infraestructura del nuevo aeropuerto, al sistema hidrológico del Lago de Texcoco.

Asimismo, que a la luz de la experiencia aeroportuaria con que cuenta la SCT[4], se dictamine técnicamente sobre la viabilidad del tráfico aeroportuario tanto en la zona del lago de Texcoco, como en Santa Lucía.

Por cuanto al origen del recurso que demanda la inversión en este mega proyecto, en el Lago de Texcoco costaría 250 mil millones de pesos y en Santa Lucia 50 mil millones de pesos, lo que da un diferencial de 5 a 1.Esta discrepancia en la inversiónda una mayor certeza en favor de realizar el proyecto del aeropuerto en Santa Lucía

Así también, como no hay una investigación acabada, esta es una inversión riesgosa en la que se debe evitar la discrecionalidad en la aplicación de los recursos financieros;sobre todo, de los financiamientos que pudieran provenir de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore).

Lo anterior, debido a que estos recursos son ahorros de los trabajadores del IMSS y su custodia y regulación está dada por la Comisión del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), quien previa autorización de la SHyCP, deben aplicar en proyectos no especulativos y que generen rendimientos a favor de los trabajadores; en razón de lo cual, las inversiones de estos recursos deben darse siempre y cuando sean evaluadascomo seguras y rentables.

Se trata en lo principal, de no llevar a cabo inversionesinicuas que solo beneficiena los constructores; por ello y en favor de una mayor transparencia, habrá que conocer las reglas de operación de los fideicomisos 80460 y 2172 del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, para no mezclar recursos públicos y privados que propicien confusión en el manejo de la inversión.

Por lo anterior, es conveniente que se informe sobre la personalidad jurídica con que se crearon estos fideicomisos (Fibra E) en Nafinsa; esto es, como y quien los constituyen, cuáles son sus objetivos y reglas de operación en su administración, de quien son los recursos que se manejan y a que proyectos se asigna y quien autoriza las inversiones; así como también, la evaluación de las rentabilidades de tipo económico y social de los proyectos de inversión; en especial, los que se financian con recursos Afore.

Conclusiones:

Uno: Ambientalmente es una aberración construir el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, en una zona que además de ser geofísicamente inadecuada, pone en riesgo la sustentabilidad ambiental del lago de Texcoco, en virtud de que se trata de un vaso de regulación del acuífero del Valle de México.

Dos: Es una mega inversión extremadamente onerosa para la economía del país, que solo generará beneficios multimillonarios a sus constructores.

Tres: Es una mega infraestructura aeroportuariacuyo monumental peso contribuirá asu irremediable hundiendo hasta su total quebranto y que además, dejará una gran deuda que afectará la viabilidad económica del país.

Cuatro: El ingeniero Javier Jiménez Espriú, expuso que se tienen tres opciones, a saber:

Primera: Continuar la construcción de la terminal aérea en el Lago de Texcoco.

Segunda: Edificar dos pistas en el aeropuerto Santa Lucia para resolver la saturación de tráfico aéreo.

Tercera: El concesionamiento de la obra.

En tal escenario, la opción más recomendable es sin duda la segunda propuesta, esto es:

Edificar dos pistas en el aeropuerto Santa Lucia para resolver la saturación de tráfico aéreo.

Por su importancia social, económica y ambiental, estadecisión debe contenerse en el apartado de la hídrica y de las comunicaciones en el Plan Nacional de Desarrollo, ya que se trata de una de las más importantes decisiones en materia transportación aérea del país y que es favorable a la sustentabilidad del sistema hidrológico del Valle de México.



[1] Por Decreto Presidencial del 10 de junio de 1971, se fijaron los límites del vaso del lago como una superficie federal con una superficie de 14,500 ha.

[2]Investigaciones sobre hundimiento en la megalópolis de la Ciudad de México y Valle de México, del Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centrogeo) adscrito al Conacyt

[3] Subsidencia en Geología, describe los hundimientos de una superficie de la litósfera debido al movimiento de las placas tectónicas que pueden ser convergentes o divergentes.

[4]  De acuerdo con la SCT, en México existen 85 aeroportuarios, de los cuales, 59 son internacionales y 26 son nacionales.

Califica este artículo

0
  • Enviar a amistad Enviar a amistad
  • Imprimir Imprimir
  • Texto sin formato Texto sin formato

Etiquetado como:

héctor lugo, aeropuerto, naicm, construirse